¿Qué pasa con las Danzoras?

¡DIOS TE BENDIGA HERMOSA!

Hoy reactivamos nuestro blog después de un tiempo largo (excepto por el taller pasado) debido a que, con honestidad, no tuvimos impulso.

Muchas cosas han pasado, ¿ya lo sabes no?
– La pandemia que ha afectado nuestra salud y emociones, incluyendo a seres queridos
– El cierre de nuestros locales (Solo estamos online)
– Sumado a eso el desgano de las Danzoras, ¡SI! Y es la parte más difícil hasta el momento.

Hoy en día estamos viendo alrededor del mundo ministros de danza que no provocan algo más en sus vidas que lo cotidiano o lo que esté de moda ¿qué pasa con nosotras?

El estudio de la palabra no está enfocado ni se desarrolla con intención, leemos la Biblia porque es casi una rutina, no porque hagamos de la palabra de Dios VIVA Y EFICAZ en cada una de nosotras.

Trabajamos nuestros ensayos porque sin eso no ministramos, pero solo lo hacemos una vez a la semana, 2 horas como mucho pues llegamos a conversar y en medio del ensayo distraemos a las demás con el relajo, las risas y falta de respeto a los líderes que mucho se esfuerzan en equiparnos.

Si hablamos de WhatsApp para temas de crecimiento personal dice – quítate – se trabajan devocionales y no les prestamos atención, buscamos sólo las conversaciones emotivas o de celebración y allí hablamos hasta por los codos, nos cuesta escribir una simple oración de apoyo, de respuesta, obediencia o quizá de hermandad.

¿Qué pasa con la razón por la cual somos danzoras?
Se trata de crecer y fundamentar lo que provocamos en la esencia misma de nuestra creación.

Danza cada día, capacítate y práctica
No renuncies a las actualizaciones, la distancia no debe ser razón para que dejes morir lo que Dios ha depositado en ti.
Asume y vive como lo que deseas ser, ¿quieres ser excelente ministro de danza, tener una escuela y formar a otras? Si no te capacitas y eres obediente, si te falta entusiasmo para enfocarte en ti misma y te queja de lo que cuesta ¿cómo pretendes hacerlo con los demás?

Pero no olvidemos lo también importante
No hay relación de respeto con padres y tutores.
No hay tampoco orden, obediencia y servicio para nuestros maridos,
Somos las intocables, las que no pueden perder ni un tiempecito en nada, las que todo hay que proveerlo.

 

Nos sentimos incómodas porque nos dejan realizando las asignaciones QUE NOS TOCAN pero que entendemos que otros deben apoyarnos más allá de lo esperado.
¿Ajá?
Estamos siendo, pensando y sintiendo cómo debemos?

Es por eso que nos hemos dispuesto a trabajar la parte integral del ministro, porque nos enfocamos mucho en la técnica y no le estamos dando prioridad a lo verdaderamente esencial.

Cada reacción que manifestamos proviene de lo que portamos, nuestras emociones,  disciplina, creencia, pensamientos limitantes, errores y fracasos del pasado, y nos olvidamos que eso mismo estamos dando en el altar.

Nosotros nos calmamos con Podcast, videos y cartas porque las danzoras (en mayoría) no entendían necesario, sin embargo hoy retomamos por aquellas que si están desarrollando la necesidad de crecer y alimentarse.

Nos hemos propuesto ser tu respuesta en cuando a tu crecimiento integral, porque no es lo mismo recibir asistencia y apoyo de alguien que no asume ni comprende cómo ves y vives cada cosa artísticamente, nuestras emociones y actitudes son diferentes, y nos e puede culpar, la pasión que sentimos por las artes va más allá de todo lo que conocemos y por eso debemos preservarlo.

Concluimos este blog preguntándote ¿Danzora que te pasa? Permítenos apoyarte en todo, para eso estamos aquí y es lo único que queremos.

Pero sobretodo respóndete, vívelo, abraza aún tus inconformidades, Realidades y la esencia que te caracteriza, no cambies por ir a la par del mundo, transfórmate cada vez más en lo que Dios quiere de y para ti.

Nos vemos en otro encuentro especial, de esos que estamos preparando para ti, pasa por nuestra página informativa para que te enteres de lo que hemos orquestado para tu crecimiento integral, jamás te arrepentirás.

 ¿Te sirvió el tema? déjanos tu comentario y lo responderemos con muchísimo amor.

2 comentarios en “¿Qué pasa con las Danzoras?”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión