… EN ABUNDANCIA

¿Cómo se encuentran tus depósitos hoy?
¿Cuáles áreas de ti están en reservas?
¿Qué haces para mejorar éstas situaciones?

¡Dios te bendiga! ¿Inicié un poco cruda hoy verdad?

Pues es en serio y puede que se ponga peor en el camino, porque mucho nos ocupamos en danzar y poco disponemos medir como vamos, que falta y como mejorar.

 Creo que ya por mucho me has escuchado y leído sobre que se trata mucho más que Danzar, sin embargo nos acostumbramos a escuchar pero no accionar, nos involucramos tanto en el escenario, la búsqueda incansable de la perfección artística que dejamos a un lado la madurez espiritual, la coherencia entre lo que danzamos y lo que manifestamos en nuestro entorno, el grado de responsabilidad que tenemos para que no solo dancemos, sino que ministremos de acuerdo al depósito de Dios en nuestras vidas.

¿Has identificado cuál es tu depósito?
¿Qué te dio Dios?
¿Lo estás abonando?

¿Cómo podemos enfocarnos en danzar mucho si no conocemos que estamos impartiendo en el altar? Este mes para nuestras miembros va enfocado en ello, porque nos descuidamos muchísimo cuando se trata de instrumentos, vestuarios, moda y un sinnúmero de cosas de las que estamos pendientes para danzar, pero nos olvidamos del background, lo que no se ve, ¿Quién está detrás del telón? ¿Una vida desorganizada nos puede asegurar que Jesús está detrás esperando que salgamos de escena? Honestamente, no lo creo, porque Dios no es promotor de nadie y con ello también esta parte está involucrada, por eso me surge otra pregunta para hacerte, ¿Quién está detrás de todo lo que haces?

Ok, ok, me voy a calmar, disfruta ésta vista que te dejo en la imagen donde grababa el video musical de una canción especial, pero relájate bien porque todo el mes estaré compartiéndote sobre ello, pero es que la verdad no puedo evitar confrontarte un poco con estos temas, porque no estamos danzando para que se vea bonito, muchísimo menos para alcanzar fama, llegar a grandes lugares ni ser aplaudidos, el lugar más alto en el que deberíamos desear estar es a los pies del maestro, es más, hasta lo cantamos, ¡Oh Si! De seguro ya te llegó la melodía a la mente, pero más que recordarla, ¿Lo estamos evidenciando? ¿O simplemente somos cantores de momento para pasar el rato en medio de la congregación?

Perdona de verdad si he sido muy franca, disculpa si nunca habías pensado en esto y entonces vengo hoy como la consciencia que te recuerda que éste trabajo que hacemos para Dios tiene un enfoque de mayor envergadura, que sobrepasa lo cotidiano y que exige de nosotros un poco más de compromiso.

Déjame saber en los comentarios si en algo te ayudó y también si en algún punto te podemos colaborar, porque ciertamente debemos DANZAR en abundancia, pero también MINISTRAR y para ello necesitamos cumplir con algunos requisitos espirituales de los que te conversaré la próxima semana.

Si eres miembro de nuestra escuela – PREPÁRATE – que la cápsula de crecimiento está poderosa y retadora, creo que incluiré una curita para que me sigas amando.

Continuemos con éste tema en Instagram, espera pronto el IGTV así como también nuestro video de la semana en YouTube, si aún no estamos en contacto por allí, haz clic en los botones aquí debajo para que siempre estemos cerca.

2 comentarios en “… EN ABUNDANCIA”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iniciar Sesión